votar

Para conseguir vencer la adversidad, todas las empresas deberían aprender un poco más sobre Rugby. Ahora pasaremos a establecer un breve comparativo y después expondremos los valores que vale la pena fomentar, tanto en las empresas como en el deporte.


Si comparamos un equipo de Rugby en el terreno de juego con una empresa cualquiera. Podríamos observar como los delanteros forman los departamentos más internos de la empresa, el de producción por ejemplo. En el cual, el medio-mele, sería el jefe de producción.


NO SCRUM NO LINE, NO WIN. Esta es una frase muy típica en este deporte, que si tratamos de aplicarla a la empresa, podríamos traducirla como que es fundamental fabricar un buen producto para poder obtener la victoria. Un melé o scrum, es el ejemplo más claro de puro compañerismo, compenetración y esfuerzo colectivo. La única forma de poder ganar una de estas, es dando el máximo de sí mismos los 8 jugadores que la componen. Si tan solo uno falla, la melé retrocede y el equipo pierde metros, alejándose del objetivo, el ensayo.

Por otro lado, tenemos a los 3/4, estos son más parecidos a los departamentos de marketing y ventas. Personas veloces y dinámicas, anotadores de ventas, por lo general, en el marcador de puntos.

Todos los jugadores, son dirigidos por el entrenador quien representaría al Director General, el hombre encargado de controlar que todo salga perfecto para poder obtener una nueva victoria.

Al igual que en el mundo empresarial, el Rugby también se encuentra en constante evolución. I+D, es un factor clave en el desarrollo de este deporte. En su evolución se ha pasado de un juego basado en aspectos de fuerza bruta, choques, choques, ruck, ruck, maul... con jugadores gorditos, a un estilo mucho más dinámico y visual , rápido y dinámico practicado por deportistas mucho más esbeltos, con un manejo del oval determinante en la ejecución de las jugadas.

Pero para que todo pueda funcionar, se requiere una serie de valores muy propios de este deporte:

COMPAÑERISMO, HONESTIDAD, RESPETO, DISCIPLINA, LEALTAD y SACRIFICIO.

Nadie discute las decisiones de los árbitros y mucho menos intenta engañarlos, estos podríamos considerarlos como a las Administraciones encargadas de hacer cumplir la ley y a los Mercados.

Como los ensayos son fruto del esfuerzo colectivo, no hay celebraciones individuales.

Y por último, comentar que el factor más importante que se debe fomentar a toda costa, es el SENTIMIENTO por el Club. En Rugby no existen jugadores que no tengan sentimiento por su Club. A un Club no lo hacen grande las victorias, lo hacen grandes las personas. En las empresas, consiguiesen que sus trabajadores tuviesen más sentimiento por su trabajo, todo funcionaría mucho mejor, de forma más rápida y eficiente, con muchos menos problemas. Lo que se podría traducir como resultado mucho mejores.