votar


El Cirque du Soleil, uno de los productos culturales de exportación más grandes de Canadá, fue fundado en 1984 por un grupo de actores callejeros ha conseguido llegar a deleitar a un publico cerca de 40 millones de espectadores al rededor de 90 ciudades del mundo. La compañia dirigida por su fundador Guy Laliberté en menos de 20 años ha generado un nivel de ingresos que Ringling Bros. and Barnum & Bailey, el campeón mundial de la industria circense, tardaría más de cien años en lograr.

Lo mas asombroso es que este crecimiento, se consiguió en una industria deteriorada cuyo potencial de crecimiento era limitado, visto a la luz del análisis estratégico tradicional. La capacidad de negociación por parte de los actores estrella era fuerte. También lo era la capacidad de los compradores o clientes. Otras formas de diversión - desde acontecimientos deportivos, pasando por entretenimiento urbano, hasta en el hogar - proyectaban una sombra larga. Los niños clamaban por su PlayStation en lugar de visitar el circo itinerante. La industria perdía constantemente público, y por consiguiente, veía reducirse también sus ingresos y ganancias. En consecuencia, desde el punto de vista de la estrategia basada en al competencia, la industria del circo carecía de atractivo.



Otro aspecto notable del éxito del Cirque du Soleil es que no triunfó a la fuerza de arrebatar los clientes a la industria, que se habia centrado tradicionalmente en los niños. Lo que hizo, fue crear un hueco en el mercado antes desconocido, en el que la competencia se tornó irrelevante. Apeló a un grupo de clientes completamente distintos: adultos y clientes corporativos dispuestos a pagar un precio varias veces más alto que en los circos tradicionales por una experiencia de entretenimiento sin precedentes. Es importante decir que una de las primeras producciones del circo llevó por titulo
Reinvetamos el Circo.

El Cirque du Soleil, triunfó porque reconoció que para tener éxito en el futuro, las compañías tendrían que dejar de competir entre sí. La única manera de vencer a la competencia es dejar de "tratar" de vencer a la competencia.

Fuente: La estrategia del océano azul - W. Chan Kim, Reneé Mauborgne

0 comentarios:

Publicar un comentario