votar


Nacido en Exeter, condado de Devon, Reino Unido, negociante inglés de "pura cepa" (nunca mejor dicho), recala en 1772 en la andaluza Cádiz, como comerciante de solera, y emprende negocios en compañía de su amigo escocés, el aristocrático sir James Duff Gordon, cónsul británico en dicha ciudad y con la firma bancaria Lonergan & White, también británica.

Llega el 19 de marzo de 1812 la famosa Constitución española (La Pepa) y el señor Osborne monta una pequeña bodega en el Puerto de Santa María (Cádiz) y se dedica a la elaboración, crianza y exportación de vinos de Jerez.

Se vende hasta 1890 casi exclusivamente en el extranjero con la marca Duff Gordon, el nombre del socio y amigo del fundador.

El 1825 se casa con Aurora Böhl de Faber y Ruiz de Larrea, hija del director de Duff Gordon y gran hispanista Juan Nicolás Böhl de Farber. Del matrimonio nace una hija, Cecilia, educada en Hamburgo y Cádiz, que pasaría a la historia de la literatura con el pseudónimo de Fernán Caballero.

La bodega se convertiría en 1830 en hospedería de lujo para huéspedes ilustres; en ella, contemplando la bahía, terminó sus Cuentos de la Alhambra Washington Irving. Ese insigne escritor americano, degustando una copa de los excelentes vinos de aquella bodega, exclamó feliz:

Dios quiera que pueda vivir todo el tiempo para beber todo este vino y estar siempre tan alegre como él pueda ponerme.

A partir de 1890 se elige Osborne como marca definitiva y se extiende su venta al Reino de España, asumiendo definitívamente una profunda personalidad española que desde entonces caracteriza a esta andalucísima familia y a su firma.

El hijo mayor, Tomás Osborne Böhl de Faber, primer conde de Osborne, plenamente andaluz y entusiasta de la tauromaquia, patrocina en 1880 la construcción de la plaza de toros del Puerto de Santa María. De él y de ahí les viene a los Osborne su pasión por los toros y por los caballos de Jerez.








fuente: Máster en Marketing - Lorenzo Iniesta

0 comentarios:

Publicar un comentario